Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Lucio Anneo Séneca

(2 d. C. – 65 d. C.)

Lucio Anneo Séneca nació el año 2 d. C. en Córdoba, España. Vivió la mayor parte de su vida en Roma donde recibió una formación filosófica de orientación principalmente estoica. Ocupó diversos e importantes cargos públicos, tales como edil o tribuno de la plebe, senador y preceptor del joven Nerón, quien siendo emperador, ordenó su muerte por sospechar que el filósofo había participado en la conjura contra el propio Nerón. Séneca eligió cortarse las venas.

Séneca no escribió un tratado de índole explícitamente didáctica, sin embargo, en su amplia producción literaria se hallan valiosas observaciones y consejos referentes a la educación, como lo prueban las frases célebres suyas como: “No hay que aprender para la escuela, sino para la vida”, “Aprendemos mejor enseñando”, “Enseña cosas y no palabras”. Aconseja que el maestro debe partir de la individualidad del educando, “Consciente de que está formando un alma no simplemente instruyendo un intelecto”. Es conocida su polémica contra los estudios liberales, en la que pone en entredicho el conocimiento de las ciencias, del que manifiesta sus dudas en cuanto puede haber algo bueno en ello cuando, observa, los que lo profesan son los más deshonestos y perdidos.

Sus pensamientos sobre educación se encuentran, entre otras obras, en Cartas a Lucilio (62).


CompartirShare on Facebook1Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *