Juan Calvino


Juan CalvinoSu  nombre original era Jean Cauvin, latinizado según la costumbre de la época como Calvinus- nació en Noyon, Picardía, Francia, el 10 de Julio de 1509. Sus padres fueron Jeanne Le Franc y el abogado Gerard Cavin.

Sus primeros estudios estuvieron destinados a la carrera eclesiástica. Así es que recibió formación inicial en el College de la Marche y en el College de Montaigne. A instancias de su padre que pretendía que Juan Calvino siguiera el camino de las leyes, se enroló en las universidades de Orleáns y Bourgues.

Durante su paso por los claustros universitarios tomó contacto con las ideas humanistas y reformadas. En abril de 1532, cuando Calvino contaba con 22 años de edad, publicó un comentario sobre el “De Clementia” de Séneca, trabajo que puso en evidencia sus dotes como pensador.

En 1535 tuvo una experiencia personal que marcaría su destino. Había comprendido el Plan de Salvación y se acogió a él. Para ese tiempo, había entablado amistad con Nicolás Cop, quien acababa de ser elegido rector de la Universidad de París. Cuando Cop hizo pública su adhesión a las ideas de Martín Lutero, ambos, Cop y Calvino, se vieron obligados a huir de la ciudad.
Juan Calvino ya dominaba el latín y el griego, y estaba avanzado en el aprendizaje del idioma hebreo.

Centró sus estudios de acuerdo a un enfoque bibliocéntrico, tomando a las Escrituras como principio rector de todas las actividades del hombre. Partiendo de esta concepción profundizó en el análisis bíblico y de cuestiones sociales.
Inició su tarea evangelizadora a través de varias ciudades de Europa, en parte motivado por sus ideas misioneras, pero también debido a la implacable persecución por parte del clero católico que no le permitía afincarse en un lugar. Mientras tanto iba escribiendo sus pensamientos y descubrimientos teológicos.

Calvino hizo de la educación de los jóvenes una de sus primeras preocupaciones a su llegada a Ginebra en 1536. También expresó la necesidad de una institución de educación superior en 1537 y 1541. En 1556, propuso la reorganización del sistema escolar  al concilio, pero fue hasta 1558 que se cristalizó el asunto. En 1563 fundó la escuela para estudios liberales, libre de la superstición.

Concebía el rol de la educación en la reforma de la iglesia y en la renovación de la cultura. En su escrito Ordre du College de Geneve plantea que el objetivo básico de la educación era el conocimiento de Dios y de su creación para el servicio de Dios.   Dicho conocimiento podía obtenerse por el estudio de la historia, como se presentaba en los clásicos, y de la  naturaleza, como se presentaba en las ciencias naturales. Sin embargo, el hombre natural no puede llegar al verdadero conocimiento de Dios o de su mundo sin la regeneración, que es la única que hace posible captar el significado de la revelación de Dios en la Escritura, y restaura al hombre a la perspectiva adecuada.

Calvino rescataría cualquier aprendizaje sólido, libre de superstición, al trasplantarlo al marco de una filosofía Cristiana. El estudio de las artes y las ciencias no es para la alabanza del ingenio humano, o para el deleite de una minoría elitista, sino para la mayor gloria de Dios.

El aprendizaje no es un asunto individual, sino para la enseñanza de otros, y ambos procesos han de estar al servicio de Dios y de su reino. Una educación liberal no puede estar divorciada de la meta del hombre en la vida; entender las escrituras con el propósito  de hacer la voluntad de Dios. Las artes y las ciencias liberales no nos dan el verdadero conocimiento de Dios, a menos que nuestros ojos hayan sido primero abiertos por medio del Espíritu.
La Academia de Calvino comenzó con 162 muchachos como asistencia, la mayoría de Francia, pero cinco años más tarde, a la muerte de Calvino, la escuela elemental tenía 1200 estudiantes y la Academia propiamente dicha, la schola publica 300. De esta forma Calvino aseguró el futuro de Ginebra, haciéndola a la vez una iglesia, una escuela y una fortaleza. Fue la primera fortaleza de la libertad de los tiempos modernos.

Calvino, se había convertido en una figura ecuménica antes del establecimiento de la Academia por medio de sus cartas, comentarios, la influencia de la institución y su oposición heroica contra el papa. La Academia fue su máximo logro, de ella emanó una corriente de hombres jóvenes, entrenados para el misterio del Evangelio, para todas las tierras de Europa Occidental. Además de teología, artes y ciencias, también se enseñaban en Ginebra leyes y medicina. La influencia cultural del sistema educativo centrado en Dios de Calvino es incalculable.

Juan Calvino, uno de los héroes de la Reforma y quizás el mayor exponente de la Teología protestante de la historia, murió  el 27 de Mayo de 1564 en la ciudad de Ginebra, donde fue sepultado.

Obras

– En 1536 publicó la primera edición de Christianae Religious Institutio (Institución de la Religión Cristiana) en donde plasmó los aspectos fundamentales de su visión.

CompartirShare on Facebook21Tweet about this on TwitterShare on Google+1Pin on Pinterest0

No hay comentarios

Agrega el tuyo